Son las 5:41 de la tarde de este 31 de enero del 2016. Se terminó el primer mes de este año, terminó enero con sus lunas llenas, enero del espíritu del Dios en los caminantes, enero del aire frío, de colores claros y de jazz en los oídos.  Terminó enero de entrenamientos de fuerza y carreras frías. Por una parte para muchos, tenemos el inicio de algún modo de una etapa, es decir los grandes propósitos, las intenciones, el deseo de cambio y superación. Y por otra parte tenemos los hechos, las acciones emprendidas, aquello que en realidad hemos decido hacer.

Hoy por la mañana el día comenzó a las 6:15 cuando el despertador sonó y me comencé a vestir para salir a correr, este ha sido un día templado en el que la temperatura mejoró luego de las tardes y mañanas heladas y de mucho aire de las semanas pasadas. Al primer paso, trotando tranquila y positiva, recordé lo que significa correr feliz  y en completa libertad. En el entorno conocido, con los amigos conocidos, como muchos otros domingos y en LIBERTAD.

Se ha dicho mucho de la esencia de la libertad para quiénes practicamos este deporte, se ha hablado de lo que significa y esa sensación de estar sin ataduras como si voláramos en cada kilómetro recorrido de la ruta.  Se han hecho libros, artículo, videos, todo para lograr explicarlo, pero correr es mucho más que esa intensa necesidad que tenemos de transmitirlo, es mucho más que las palabras que reunimos para decirlo.

Correr… en libertad es encontrarnos, con la persona que más nos implica en la vida, es decir con nosotros mismos, en el plano de las diversas dimensiones que nos conforman. Es sin duda topar en términos aristotélicos con la sustancia con nuestra sustancia, y de ser constantes incluso con la sustancia de otros.

¿Qué sucede en ese encuentro? Ante todo, una conexión que nos recuerda que no somos solo materia, es decir hay algo más profundo y trascendente que nos compone. Una energía que nos hace luchar, sacar fuerzas de donde no  las hay,  imaginar, soñar y reconstruirnos desde el dolor.

Corriendo sucede una confrontación pero lo mejor una interesante lucha, entre el ser narcisista y la idea de convertirnos en mejores personas por intentar ser humildes y serenos ante el reto de completar una distancia, de lograr una competencia o de crecer como atletas.

¿Qué papel juega el alma en todo esto? El espíritu es aquello que nos hace interpelar con la naturaleza, con un maravilloso cielo azul o nuestro vapor al respirar en la carrera con el clima frío, el dolor en nuestras piernas o la mente girando en nuestras ideas, nuestro espíritu nos centra y conecta con lo mejor de la naturaleza: el universo.

Correr es una experiencia cósmica, no es exagerado imaginarlo,  Harlow Shapley  (1929) mencionó: “We organic beings who call ourselves humns are made of the same stuff as the stars”, por ello Carl Sagan retoma la frase “somos polvo de estrellas”.

Correr nos conecta precisamente con dicha esencia universal, por ello, el profundo sentido de la LIBERTAD, porque sentirla es recordar básicamente que somos parte de un todo, parte de algo sin duda mucho más grande.

Se termina enero con sus peregrinos, con la energía de espíritu repleto de fe en el camino, que pinta su recorrido  como venas de la sangre que recorren el cuerpo y le otorgan vida. Se termina enero y nuestro parque metropolitano frío de noche, oloroso a humedad por las mañanas, se termina y en él se quedan los recuerdos de nuestros entrenos y la música en cada kilómetro y la piel erizada por el aliento del cielo. Terminamos enero corriendo, entrenando, con amigos. Listos para continuar el año fortalecidos del amor de Dios, repletos de la luz de la luna llena, atentos a la idea de libertad como elección, responsables de cada una de nuestras decisiones, felices por amar, enteros en la idea de continuar.

¿Qué retos vienen para ustedes corredores? ¿Qué metas a alcanzar? ¿Qué sueños por cumplir? La supernova se acerca, porque morimos siempre y renacemos con la idea de permanecer y volver a renacer. Que todos sus sueños se cumplan como atletas y que correr sea para todos la posibilidad de ser con el TODO en libertad.