• ¿Nombre?
  • Fernando Mendoza
  • ¿Primera vez que correrá un Maratón
  • Si
  • ¿Tiempo en que hará el Maratón?
  • Permítame…

Me doy vuelta con Pepe y le pregunto:

  • Pepe que en cuánto tiempo haré el Maratón
  • Dile que 5 horas…

 

EL VIAJE

13 de diciembre del 2014, 4:00 a.m.

Llegamos al OXXO de Balcones para irnos a Monterrey, Charly y su gran generosidad había ofrecido su camioneta para el viaje. Los pasajeros: Bere, chaparrita, callada pero muy sonriente, nadie creyera que es una triatleta difícil de superar. Charly, bonachón, buen amigo, siempre dispuesto a ayudar y diría la abuela una finísima persona. Guille, trabajadora, pujante, determinada coach de los Titanes, Pepe un poco corredor y un poco loco, ex gordito tomador de cocacola, 11393130_1555623551351170_4523063265400860851_neso lo creo yo porque ahí trabajaba él, con una sonrisa que no se cómo la mantiene en la cara y cómo es capaz de mostrar casi toda su dentadura de una sola vez y Daniel Navarro, que para ese entonces era como la estrella del grupo, estaba realizando en ese entonces su reto de correr 52 maratones en un año, lo cuál me sonaba un poco loco, pero nada fuera de lo normal.

Ah! y yo, Fer, un ex deportista, egresado de Ingeniería en Sistemas, sedentario, que por causas del trabajo y la verdad por un exceso de desidia y hueva acumulada había subido unos kilitos, no tantos, entre el disfrute de las deliciosas comidas que estaban a mi alcance.

 

 

CARRERAS ATLÉTICAS MX

Unos años antes de este viaje, por mera casualidad descubrí el mundo de las carreras atléticas en León cuando fui invitado por Ángeles Rizo a la Primera Carrera Suzuki Palmas, ella había oído que desarrollamos un sistema con el cuál le podíamos tomar fotos a todos los participantes en un evento masivo y le gustó la idea para su carrera, fuimos y tomamos las fotos.

Paso un año y volvimos a participar en la siguiente carrera, las fotos en ese entonces se subían a nuestro sitio 123Sonríe destinado a comercializar las fotos tomadas.

Para la tercera vez en que participamos me llamaba poderosamente la atención como en la meta se agolpaban una gran cantidad de fotógrafos de periódicos pero después de que pasaban 4 o 5 corredores de cada rama todos desaparecían. Yo miraba hacia atrás y veía la columna de corredores que se acercaba y me preguntaba ¿No se merecerán estos una foto?¿Por qué se van?

¡IDEA! Por qué no, nosotros que sabemos de internet hacemos una página que tenga toda la información al día y detallada y ahí cargamos las fotografías de los corredores, no para venderlas, como un obsequio, una forma de decirle con esta foto reconozco tu esfuerzo, te la mereces.

Tomé mi cámara y comencé a levantarme cada domingo a tomar fotografías de gente imprudente que anda por ahí corriendo con poca ropa por las calles, un amigo me preguntaría:

  • ¿Que no tienes nada que hacer?
  • Los domingos por la mañana, no.

 

LA DECISIÓN

Daniel Navarro dice:

  • Ocho de la mañana, nos toca comer 10 almendras…

Saca una bolsita donde juraría que traía contadas 10 almendras para cada uno de los que viajaban en la camioneta. Los miro con ojos de estudio científico, como se mira a las ratas en los laboratorios y todos siguen el proceso al pie de la letra, se hidratan, platican sus estrategias y hablan en un idioma un poco extraño. Nos detenemos a comer y por consideración con ellos no pido la deliciosa torta cubana que me hace ojitos desde las fotos del restaurante… pido la de machaca, bueno ya se, tampoco es que me importara mucho su opinión, se veía mas dietética y pues con coca light pues tampoco era para tanto.

Ellos dicen que no es cierto pero después de 7 horas de irme mareando con temas del Maratón por fin llegamos a Monterrey, por cierto, te preguntarás que hacía yo ahí en una camioneta con un montón de deschavetados, bueno pues que había sido tanto el pegue de Carreras Atléticas que de alguna forma nos invitaron a tomar fotos en el Maratón y pues me monté con ellos sin saber los peligros a los que me enfrentaría por eso.

Hace muchos años, aunque no lo crean era deportista y tenía disciplina y voluntad para entrenar casi diario y jugar partidos 3 o 4 veces por semana, tenía también una buena condición física y aunque ya lo había olvidado, disfrutaba el estar tan sano. De pronto esa idea de creerte lo que ya no eres me llevó con total desfachatez a decirles:

  • Pues yo cuando me lo proponga también corro un maratón. (ni que fuera para tanto, pensé)

Y alguien dijo:

  • Pues aquí estarán inscribiendo

 

Y bien machito…

  • Pues de una vez… me inscribo.

El resto ya es historia.

10447504_1475357789377747_1583427526384501358_n