Me estreno el día de hoy en el mundo del blog. Confieso que desde hace ya mucho tiempo abrí la cuenta para hacerlo pero hasta este día no me había dado el tiempo o encontrado un tema de interés para abordarlo con entusiasmo.

Hoy mi pasión es correr. Lo que inició como una acción de cambio en mi vida para mejorar mi salud y bajar de peso, me ha llevado a lugares y vivencias insospechadas.

Sí, correr ha cambiado mi vida, me ha dado la oportunidad de conocer a nuevas personas, y formas de pensar y vivir. A poco más de un año en que di mis primeros pasos caminando en el Parque Metropolitano de León, puedo decir que sin ser (ni intentarlo ser tampoco) un corredor de élite o de tiempo, ya corro decorosamente sin que me alcance la barredora del final o se me acabe el aire antes de llegar a la meta.

Desde abril de 2014 en que inicié caminando mis primeros 7 kilómetros, al día de hoy llevo 3,759 kilómetros recorridos que incluyen once medios maratones, dos 15k’s, diecisiete 10k’s y nueve 5k’s. He corrido, caminado y disfrutado eventos en diversos lugares de México, Estados Unidos y Europa y espero conocer más países a través de esta padrísima actividad. Nunca en toda mi vida había hecho el ejercicio que hago ahora.

Habiendo estado acostumbrado toda la vida a comer mucho dulce (léase postres, chocolates, galletas, pan dulce, refrescos y un largo etcétera…), a llevar una vida bastante sedentaria, y a desvelarme con bastante frecuencia, me encontré a inicios del 2014 en la cúspide del sobrepeso que había venido arrastrando en los últimos dos años.

Como propósito de año nuevo me propuse mejorar mi salud, mi forma física y cambiar varias malos hábitos en mi vida. Decidí tomar acciones sencillas que no tuvieran complicación alguna y fueran relativamente fáciles de hacer. En cuanto a lo físico, fueron cuatro las más importantes:

  1. Dejar el azúcar
  2. Hacer ejercicio
  3. Hidratarme adecuadamente
  4. Dormir y descansar suficientemente

Todos sabemos que el sobrepeso y la obesidad son causantes de enfermedades cardiacas, diabetes, cáncer y varias más.

Sabemos también que estos factores de riesgo se originan principalmente por la mala alimentación y la falta de activación física.

El azúcar es una parte importante de los alimentos, el cual se encuentra presente en prácticamente todas las cosas que comemos. Sin embargo, no todos sus componentes son benéficos para la salud. De hecho, en nuestro país la gran cantidad que consumimos per cápita nos está poniendo gordos y enfermos. LOS MEXICANOS SOMOS PRIMER LUGAR MUNDIAL EN NIÑOS CON SOBREPESO Y OBESIDAD Y EL SEGUNDO EN ADULTOS. Ocupamos el tampoco nada honroso PRIMER LUGAR MUNDIAL EN CONSUMO DE REFRESCOS: cada mexicano nos bebemos 163 litros en un año…!!!

En mi caso personal, dejar el azúcar era un imperativo para tener mejor condiciones físicas y de salud. Por esa razón tomé la decisión de dejar de consumir azúcar por un año en base a estos lineamientos generales:

  • No azúcar en cualquier presentación
  • No postres, pasteles o galletas de cualquier tipo
  • No helados, chocolates o dulces
  • No refrescos o bebidas azucaradas
  • No condimentos o aderezos dulces
  • No carbohidratos refinados (pan blanco, harinas, pasta,etc.)
  • No sustitutos endulzantes como Splenda, Stevia, etc.  (No tienen calorías pero provocan el mismo efecto de antojo de comida que el azúcar)
  • No alcohol
  • Leer la etiqueta del empaque. No más de 2g de azúcar por porción o que la suma de proteína y fibra sea mayor que la de azúcar.
  • Sí cuando es producto natural (frutas, verduras, etc.)
  • Sí leche siempre y cuando sea baja en grasa

 

Combinando el hacer ejercicio con haber dejado de consumir azúcar añadida, he bajado 25 kilos de peso y 8 tallas. Todos mis niveles de los diferentes indicadores de salud se encuentran controlados y dentro de los rangos satisfactorios, y mi visión de la vida es otra completamente. Es algo que no logré de la noche a la mañana pero fue producto de la disciplina y constancia. He pasado de agotarme completamente al intentar completar un solo kilómetro corriendo, a prepararme para correr mi primer maratón el próximo 30 de agosto de 2015 en la Ciudad de México; de iniciar de manera solitaria a correr, a compartir junto con mis hijos el deleite de completar los kilómetros de las carreras.

Lo más bonito de todo ésto, es que cuando platico con personas que comparten la misma pasión por el correr, siempre emerge una historia, una razón, un motivo que nos hace levantarnos temprano para devorar kilómetros en la calle mientras los demás se acurrucan “solo cinco minutos más” en la cama. Hay historias verdaderamente conmovedoras, y cuando estoy en medio de la salida de una carrera y veo a toda la gente a mi alrededor, no puedo dejar de imaginar la cantidad de historias de vida que hay reunidas en ese lugar…

¿Cual es la tuya…?